Consultas | Seminarios | Quirología | Yoga | Meditación

 

Home

Trayectoria

Método Di Vito

Testimonios
Mi Proyecto

Revista Virtual

Seminarios Presenciales

Pregúntale a Javier
Libros

Meditaciones Temáticas en CD

DVD

Galería de Fotos

Contactame








Diseño Web:
ISIS DESIGN
Webmaster:
isis@mastermate.com.ar

Este sitio fue creado
el 1/07/05

 

TAROT


Arcano 10 - La Rueda de la fortuna


La idea que encierra este arcano es tan antigua como la humanidad, pues desde siempre se ha comparado la mutabilidad de los acontecimientos de la vida con los movimientos de una rueda que parece girar eternamente, como si la danza de la humanidad estaría sujeta a los vaivenes del destino, cíclico y movedizo en los cuales con frecuencia, nos lleva al éxito para después bajarnos y mostrarnos la subida o el fracaso.

Los griegos crearon la imagen de La Diosa Fortuna, proyectándo en esta energía los ciclos del destino imprevisibles, los nacimientos y muertes sucesivos, la fatalidad y la reencarnación.

Tal vez esta imagen arquetípica represente la evolución de la vida, desde la infancia hasta la vejez, y de la miseria al trono del éxito atrapado en una secuencia espacio-temporal al que llamamos vida humana. La rueda representa el movimiento cíclico que rige a la vida humana, su centro es de color rojo para resaltar el dinamismo y la energética que la sostiene. Se sostiene sobre sobre dos montantes para indicar que su acción no es azarosa ni casual, sino está guiada por una especie de inteligencia que la sostiene.

El diez el número que cierra un ciclo, siendo a la vez término y principio. En hebreo se corresponde con la letra yod, origen de las restantes letras del alfabeto, lo que nos da una idea de principio de toda vida y destino. Es el símbolo del karma, que persiste a través de las distintas existencias, por lo que el cambio de cuerpo y la evolución tienen lugar en forma cíclica hasta que se logra extinguir o trascender la rueda del karma. Es también un recordatorio y una lección esotérica de nuestra existencia transitoria para que aprendamos a valorar el tiempo presente y dejemos de administrar mediocridad pensando en el pasado y en el miedo subconsciente instalado en la raza humana en la época pasada, que nos impedía dejarnos fluir con la corrientes de la vida.

Esta lámina nos enseña que toda vuelve, todo gira eternamente y nada cambiará alrededor a menos que uno mismo se vuelva consciente, se valla al centro del ciclón y despierte en sí esa fuerza, esa chispa, esa conciencia testigo que los antiguos llamaron meditación; es tal vez la rueda el vehículo para que tomemos conciencia de la interiorización y la extraversión;Como en la antigua y famosa mesa del Rey Arturo y los caballeros de la tabla redonda, cuando aprendemos a enfocar nuestra atención en el centro es posible que resplandezca el Santo Grial de nuestra propia iluminación.


Javier Di Vito

 

INFORMES Tel: 54-011 4542-2352 / Contacto: consultas@javierdivito.com