Consultas | Seminarios | Quirología | Yoga | Meditación

 

Home

Trayectoria

Método Di Vito

Testimonios
Mi Proyecto

Revista Virtual

Seminarios Presenciales

Pregúntale a Javier
Libros

Meditaciones Temáticas en CD

DVD

Galería de Fotos

Contactame








Diseño Web:
ISIS DESIGN
Webmaster:
isis@mastermate.com.ar

Este sitio fue creado
el 1/07/05

 

REVISTA VIRTUAL


TÚ ERES QUIÉN DETERMINA LO QUE VALES
La falta de estima es la gran ceguera espiritual del ser humano


por: Javier Di Vito


 

No necesitamos conseguir un nuevo trabajo, cambiar de pareja, retocarnos la nariz, ni siquiera que nuestras circunstancias cambien para poder amarnos y respetarnos; es al revés cuando uno se ama y se respeta el mundo cambia para uno, tal vez nada haya cambiado afuera pero cambiando la actitud… cambia todo.

Si hago siempre lo mismo, pienso siempre lo mismo, sigo administrando mediocridad y sigo haciendo siempre lo mismo tendré más de lo mismo es así de simple. Estás vivo, eres una persona y eso determina tu valor personal, puede ser que hayas cometido errores, que tu vida haya entrado en un atolladero y que te sientas culpable de algunas cosas, pero cuando entiendas que tú eres más importante que cualquier error, que cualquier deuda, que cualquier dolor o comportamiento destructivo aprenderás a no castigarte ni sentenciarte con tanta rudeza cuando en tu vida las cosas no funcionen. Siempre se puede elegir cómo reaccionar, o bien tomo el pasado para crecer o lo hago para autodestruirme.

Si siempre te vives subestimando, echándote a menos es porque has adquirido ese hábito y tienes que desaprenderlo. Amarse también es una capacidad que se aprende y hay que dedicarle tiempo. Tal vez le has dedicado mucho tiempo mental a tu infelicidad, a tus errores, a tus pautas destructivas y ahora estás empantanado en una ola de dolor, porque lógicamente tus emociones son un espejo de tu mente. Las personas que no se aman, que no respetan lo que sienten, que no hacen lo que les place, que no saben decir que “no” a lo que las disgusta, que se “tragan” lo que tienen ganas de expresar y que están muy mal consigo mismas viven tristes, temerosas, aburridas, sin esperanza y lo que es aún peor viven con bronca acumulada, esa bronca reprimida es como la energía de un volcán a punto de estallar, en tal medida que en la vida cotidiana tienden a estallar repentinamente por cualquier cosa, sus sistemas físico, mental, emocional y espiritual lógicamente colapsa en algún momento dando lugar a las tragedias y a los problemas, esas personas son un riesgo para el mundo y para nuestra sociedad.

La falta de estima es la gran ceguera espiritual del ser humano, ésta es la peor de las cegueras, esa ceguera del alma que no permite reconocer la propia capacidad, la propia luz, esa llama que arde en cada alma y nos hace únicos e incomparables. Esa chispa que yace en cada corazón es el legado del espíritu humano que se aviva mediante el auto-respeto, se fortalece con los sueños y la esperanza y se extingue con los pensamientos desesperados y carentes de confianza en el proceso de la vida y en la Fuerza Superior que la sostiene.
La próxima vez que te pongas mal por algo y pierdas tu paz, pregúntate a ti mismo ¿porque creo que valgo tan poco para humillarme así? ¿Por qué me torturo con el conflicto en vez de trabajar en la solución? ¿Será realmente que quiero salir adelante? ¿O lo que quiero es dar lástima para llamar la atención de los demás y esto excluye que enfrente la vida tal cual es?


Por: Javier Di Vito

 

INFORMES Tel: 54-011 4542-2352 / Contacto: consultas@javierdivito.com