Historial de consultas
 

CONSULTAS MARZO DE 2006



Tengo 18 años y a pesar de mi corta edad siempre estuve conectada con lo divino, hace un tiempo tuve un sueño que logró impactarme; soné con la figura de la Virgen, ella se manifestaba frente a mí; desde aquella noche he tenido la imagen de la Virgen recurrentemente en algunos de mis sueños. También con frecuencia en el colegio sentía que me desdoblaba, es decir podía verme a mí misma desde otras esquinas. Otra vez tuve la sensación de juntarme con una especie de luz blanca y cuando me acosté sentí en los oídos el latido de mi corazón aumentado y una sensación de frío como si mi cuerpo se elevase, era una hermosa sensación de ingravidez hasta que tomaba conciencia de mi cuarto y sentía como si suavemente me cayera desde arriba hacía adentro de mi cuerpo, donde una vez alojada allí, toda experiencia, sensación y visión parecían disiparse y estrellarse en “la realidad”; Aprovecho para contarte que de niña una vez soñé que caminaba sobre el agua hasta que me desesperaba y cuando estaba por el medio del océano, mi concentración se acababa y ahí era donde sentía una sensación de ahogo y me despertaba sobresaltada, tal vez tenga algo que ver...Ojalá puedas darme una explicación, no quiero negar estas experiencias pero tampoco quiero que lleguen a desequilibrarme.

Me pasa algo extraño, cuando estoy con alguien charlando en un lugar tranquilo, principalmente si
la persona se encuentra a contraluz, puedo ver su aura, veo una banda de colores a su alrededor, y con frecuencia hasta veo cómo se transfiguran delante de mí sus facciones y el color del pelo, cómo si quisiera emerger otro rostro de mi interlocutor, esto me da un poco de temor porque no sé como manejarlo y la verdad no lo comento a todos ¿me puedes dar una idea de cómo manejarlo?

Mi padre se está muriendo, está en terapia intensiva y con respiración asistida . Ya estuvo allí, pero ahora los médicos me dijeron que se muere. Cuando salió adelante la vez anterior, volvió a la clínica donde vive, es casi un hogar para él y lo descuidaron haciéndole tomar correntadas de viento frío. Yo hablé con el personal y nadie me escuchó, todos decían, si lo vamos a evitar... pero al otro día yo iba y lo encontraba cerca del aire acondicionado o poco vestido para la ocasión. Y así paso hasta que lo interné con un cuadro que yo mismo preví, tengo una impotencia tremenda, bronca a la gente de esa clínica que no hicieron nada para actuar a tiempo. Estoy lleno de bronca y culpa, Javier ¿era su destino? O ¿yo lo pude haber salvado? Disculpame, quería comentarlo contigo, porque siempre me guiaste, ayudame por favor, no encuentro consuelo.